domingo, 18 de junio de 2017

TALLER DE CENSOS DE AVES, FLORA DEL BOSQUE-ISLA DE GAZETA Y SALIDA NOCTURNA. ELBURGO (ALAVA). 16-6-2017

Este taller fue un compendio de los cuatro talleres realizados durante esta pasada primavera, dedicados a las cajas nidos y comederos,  a las aves, a la flora del bosque-isla y a los anfibios y reptiles. Explicamos de manera sencilla, cuál es la metodología a seguir para realizar los censos de aves cuando salimos a dar un paseo o una excursión por el entorno. Tan sencillo como ir anotando en el cuaderno de campo las especies observadas y escuchadas, con ayuda de las correspondientes guías para consultar las dudas de identificación que surjan y por último es importante rellenar una ficha con la lista de aves detectadas y pasar los datos a las bases de datos de los programas de seguimiento de SEO/BirdLife.














Seguidamente, como en todos los talleres recorrimos el bosque-isla de Gazeta, lugar donde se está haciendo esta Custodia del Territorio, fijándonos en su riqueza botánica: Bosque de roble común (Quercus robur), con arce campestre (Acer campestre), espino albar (Crataegus monogyna), espino navarro (Crataegus laevigata), acebo (Ilex aquifolium), cornejo (Cornus sanguinea), madreselva (Lonicera caprifolium), espino cerval (Rhamnus catharticus), zarzas (Rubus sp), llantén mayor (Plantago major) y llantén menor (Plantago lanceolata), botón de oro (Ranunculus acris), cola de caballo (Equisetum arvense), acedera (Rumex acetosa), yezgo (Sambucus ebulus), rosal silvestre (Rosa canina), diversas especies de orquídeas, diente de león (Taxacum officinale), entre otras. 





En cuanto a la avifauna escuchamos a petirrojos europeos (Erithacus rubecula), pinzones vulgares (Fringilla coelebs), carboneros comunes (Parus major), herrerillos comunes (Cyanistes caeruleus), currucas capirotadas (Sylvia atricapilla), mirlo común (Turdus merula) y observamos a lavanderas boyeras (Motacilla flava), aguilucho sp (sin poder identificar si pálido o cenizo), corneja negra (Corvus corone), urraca (Pica pica), gorrión común (Passer domesticus), golondrinas comunes (Hirundo rustica), aviones comunes (Delichon urbicum) y vencejos comunes (Apus apus) y detectamos la presencia del zorzal común (Turdus philomelos), al encontrar restos de conchas de caracol, presa habitual de él.






Completamos la jornada, en noche cerrada con una salida nocturna adentrándonos de nuevo en el bosque y alrededores con el fin de observar anfibios como la rana ágil (Rana dalmatina) y escuchar aves nocturnas. Dicho y hecho, nada más empezar encontramos un individuo de rana ágil, especie muy escasa y catalogada como "vulnerable" y a los pocos metros otros dos ejemplares volvieron a cruzarse en nuestro camino. Durante el resto del sendero ya no volvimos a encontrar más pero a cambio escuchamos un cárabo (Strix aluco) y un mochuelo (Athene noctua) y ya cerca de las charcas, el croar insistente de ranas rompía el silencio nocturno. 





Ya bien entrada la madrugada, con el frescor de la noche rozando la piel, llegamos al parking del polideportivo Landederra para la despedida. Sin duda una experiencia muy gratificante, dejarse llevar por el aparente silencio de la noche, en el que funciona otro mundo, otras criaturas y se perciben mágicas sensaciones en la naturaleza bajo el brillo de la cúpula estelar. La Estrella Polar, la Osa Mayor, Casiopea y Arturo, entre millones de astros, nos hacen sentir que somos solo una molécula de energía en medio de la belleza del Universo.


 Crónica y fotos: JJavier y Ana Mar

No hay comentarios: